Saltar al contenido

BLOG

VIBRADOR CLITORIANO

Un vibrador clitoriano! No me podía creer lo que me había regalado por mi 40
cumpleaños, un vibrador clitoriano!…hace años que dejamos de utilizar esos juguetitos
para lo que él llamaba nuestros momentos, a saber de donde había sacado semejante
idea…
De repente me di cuenta, claro!, como he podido ser tan incrédula….reí en silencio
mientras salia del ascensor y me dirijia a la calle a buscar mi coche, en el camino buscaba
en mi bolso mi móvil para llamar a mis antiguas compañeras de universidad, dueñas
ahora de la tienda “Pídeme lo que quieras”, que casualmente tienen este mes como oferta
de lanzamiento un vibrador clitoriano….como no. Bea me cogió el teléfono al segundo
tono, por su voz pude darme cuenta que estaba conteniendo la risa…..un vibrador
clitoriano? Ni idea de que me hablas….Julia! Gritó a su socia, y cómplice, tu sabes algo
de un vibrador clitoriano que le han regalado a Eva por su cumple?
Yo?, respondió Julia desde el fondo de la tienda, un vibrador clitoriano? Como si nosotras
supiéramos algo de esos cacharros, y rompiendo las dos a reír se despidieron quedando
en pasar por casa a la hora de comer.
Aparecieron con una botella de vino, unos helados y otro montón de aparatos que, desde
luego no lo parecían, tenían la misma función que el regalo que yo había recibido…uno de
ellos tenia forma de pintalabios. Y si necesitas utilizarlo durante una emergencia? Me dijo
Bea, lo llevas en el bolso y arreglado….un vibrador clitoriano con forma de pintalabios, me
había quedado muy desfasada…
Después de comer y recordar viejos tiempos, Julia y Bea se despidieron animándome a
utilizarlo, el cuerpo necesita momentos de placer, y estos aparatos están diseñados para
eso, aprovechalo y dejate llevar!!
No lo pensé dos veces, me acicalé, me puse mis mejores galas, y más provocativas, y
esperé a mi marido a la vuelta de su trabajo. Entró en casa con sonrisa entre picarona y expectante, desde que me había mandado el paquetito a la oficina no habíamos hablado, y al ver mi cara enseguida supo que había despertado mi curiosidad, y mis instintos más básicos, saqué el vibrador clitoriano que me había regalado y no hubo necesidad de articular palabra.
Se deshizo de su chaqueta y su corbata sin tan siquiera haber terminado de cerrar la puerta, no recuerdo en que momento se quitó los pantalones, no hicieron falta palabras, mi vestido tapaba una de las sillas del salón y allí, encima de la mesa, sin mediar palabra y sin ser capaces de pensar nos dejamos llevar por una pasión desmedida, el vibrador
clitoriano hizo un efecto espectacular, casi adictivo diría yo porque los días siguientes era
incapaz de pensar en otra cosa, se convirtió en nuestro aliado en los siguientes
momentos especiales que llegaron, utilizado siempre a tiempo y en el mejor momento me
hacia llegar a placeres hasta el momento desconocidos, y he de decir que
desaprovechados.
Como era de esperar Bea y Julia llamaron días después desde la tienda para interesarse
por le efecto del vibrador clitoriano, les expliqué, no sin sonrojarme, que era lo mejor que
había probado hasta el momento, y me animaron a pasar por allí y ver los distintos
modelos, quizá, una vez despierta mi curiosidad, me gustaría comprar alguno de ellos. Me
acerqué hasta la coqueta tienda que tenían en el centro de la ciudad, todo colocado de tal
manera que, sin parecerlo, incitaba a la compra y dejaba volar la imaginación. Me
enseñaron los modelos de vibrador clitoriano de los que disponían, más grandes, más
pequeños, de colores, disimulados para poder llevar a cualquier sitio, la variedad de
modelos me llamó la atención y, llevada por la curiosidad y por lo que había descubierto
con aquel regalo de cumpleaños,

me decidí por comprar, además de algún otro producto,
un vibrador clitoriano con forma de pintalabios…nunca se sabe…..
No se si fue por el original regalo recibido o por la reciente entrada en la cuarentena, me
decidí por reunirme con mis amigas de toda la vida y preparar una cena un tanto
picantona, Esther llegó la primera, trajo su famosa ensaladilla, Mariví como siempre se

Abrir chat
1
Hola quieres ayuda?